TERAPIA INDIVIDUAL PARA ADULTOS  

 

 

       Formato de intervención:

 

  • Primera visita de valoración de la demanda: en esta primera sesión se explora qué quiere y/o necesita la persona del espacio terapéutico.

  • Fase de exploración: durante esta fase terapéutica se explora la historia de vida de la persona en los diferentes contextos (familia, escuela, ámbito formativo, laboral, social, sentimental, hobbies, etc.). La duración de esta fase oscila entre 3-4 sesiones, dependiendo de la persona y de la sintomatología que manifieste. Durante estas sesiones se irán realizando devoluciones y/o intervenciones específicas e individualizadas.

  • Sesión de devolución. En esta sesión de devolución se realizará una valoración final de la/s problemática/s y de qué manera se abordará dicha problemática. Así mismo se destacarán los recursos y las capacidades personales y relacionales con las que se valora que cuenta la persona para hacer frente a los desafíos intra e interpersonales.

  • Fase de tratamiento: Se acompaña a la persona en el trabajo terapéutico de reconocer las dificultades, transformar lo que genera sufrimiento y crear y/o recuperar recursos, habilidades y capacidades cognitivas y emocionales para superar y diseñar otras nuevas maneras más saludables de relacionarse consigo mismo/a y con los demás, de auto-regularse, de verse a sí mismo/a, de sostener las emociones negativas, etc

La duración de esta fase va a depender de diferentes variables como la sintomatología que manifieste la persona, la problemática, la demanda, el momento vital, la frecuencia de las visitas, la motivación de la persona, las resistencias al cambio, etc. Por ello, no valoro adecuado marcar un tiempo, ya que éste es variable. Aunque de media de proceso terapéutico podría definir entre 6 meses y 1 año.

 

Las demandas individuales que se atienden en la consulta son las siguientes:  

  • Problemáticas relacionadas con la ansiedad: ansiedad generalizada, crisis de angustia, crisis de pánico, ansiedad social, agorafobia, claustrofobia, obsesiones, compulsiones, hipocondría, fobias específicas, estrés postraumático: imágenes y pensamientos involuntarios y recurrentes, estado de alerta y tensión, hipervigilancia, estrés crónico, fatiga, dolores corporales sin causa médica justificada, episodios abruptos de ira, estado mental preocupado, etc.    

  • Trastornos del estado de ánimo: depresión, falta de motivación para realizar actividades, apatía, cambios repentinos del humor.

  • Desórdenes en la alimentación: bulimia, anorexia, atracones. ** a valorar 

  • Problemas en las distintas fases del sueño: conciliar el sueño, despertar a media noche, no poder descansar, terrores nocturnos, pesadillas emocionalmente intensas y perturbadoras

  • Dificultades en la regulación/gestión emocional: falta de control de impulsos, des-regulación emocional, auto-lesiones, inhibición o bloqueo de las emociones, dependencia emocional, distanciamiento emocional con uno/a mismo/a y con los demás. 

  • Socio-adicciones: ludopatía, compras compulsivas, abuso de las nuevas tecnologías (Internet, móvil)

  • Dificultades de relación inter-personal: dependencia emocional, celos, rabia descontrolada, problemáticas en las relaciones, dificultades a la hora de expresar las emociones.

  • Crisis existenciales: acompañamiento en la pérdidas de seres queridos, en ruptura de pareja, cambios de los ciclos vitales; falta de sentido en la vida, sensación de vacío interno. 

  • Situaciones de crisis 

  • Tratamiento del estrés

  • Problemas de autoestima

 

TRAUMA-TERAPIA SISTÉMICA PARA ADULTOS

 

 

 

Se pueden beneficiar de este tipo de terapia las personas que:

 

–    (...)han sido afectados por experiencias de malos tratos en la infancia-adolescencia (abandono, maltrato físico, emocional, negligencia física y/o afectiva, abuso sexual),

 

–    (…) que han padecido experiencias adversas o relaciones inter-personales traumáticas (muerte violenta, repentina o no elaborada de un ser querido, víctima de violencia de género, niño/a víctima de violencia de género, accidente de tráfico, superviviente de una catástrofe natural, de una guerra, de contextos de violencia, víctima de violación, de agresión física, enfermedad grave, haber estado a punto de perder la vida, etc.)

 

–    (…) que cuando eran niños/as o adolescentes vivieron en instituciones, bajo tutela, padecieron el “síndrome del peloteo” (vivieron en varias familias de acogida).

 

© 2013 by Mireia Sánchez. Proudly created with Wix.com

Mireia Sánchez Psicóloga col.19650

Consulta de psicologia sanitaria 

Carrer Rossello 134 1º 4ª

www.psicologaabarcelona.com

mireiasanchezpsicologa@gmail.com

675.58.43.53

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey