TERAPIA EMDR 
La terapia EMDR está avalada por la Organización Mundial de la Salud y las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma. Esta metodología se basa en comprender cómo afectan las experiencias vitales adversas y traumáticas en el cuerpo, el cerebro y la mente de las personas. 

Este tipo de terapia aborda los problemas emocionales derivados de acontecimientos traumáticos. Algunas personas han experimentado vivencias amenazantes y peligrosas donde estuvieron a punto de perder la vida, donde su vida corrió grave peligro o que la percepción de amenaza era muy elevada. En el mundo animal cuando se percibe una amenaza, el animal puede atacar, huir o retraer su energía para quedarse congelado. Cuando este peligro pasa o es abatido, el animal liberó su energía atacando, huyendo o liberando la energía después del estado de congelación. Y al cabo de unos minutos probablemente sigue su camino en el estado previo al de la amenaza. En el mundo de los humanos habitualmente no sucede así. Puede ocurrir de esta manera si pudimos liberar la energía y atacar, huir o si el estado de congelación nos ayudó a liberarnos del peligro y posteriormente pudimos relajarnos y sentirnos a salvo. 

Pero si esto no ocurre, si por diferentes variables relacionales, contextuales,... no podemos liberar esa energía ante la amenaza y/o esta amenaza además es constante y perpetuada en el tiempo, entonces el cerebro, la mente y el cuerpo guardará esa energía quedando atrapada en forma de:

 

  • pensamientos negativos y repetitivos devolviéndolos a la experiencia traumática,

  •  en forma de emociones enquistadas que se convierten en problemas emocionales y físicos (fobias, problemas de ansiedad, rabia inhibida, rabia descontrolada, alteraciones en el sueño, pesadillas, problemas alimentarios, dolores corporales sin causa médica aparente, malestares intestinales, de cabeza, etc.). 

  • alteraciones de nuestro sistema nervioso autónomo (SNA) provocando estados de  excesiva hiperactivación (estados de hipervigilancia, de alerta constante, ansiedad, estrés crónico,...) o hipoactivación (estados de apatía, depresión, desconexión emocional, estados disociativos, desconexión del cuerpo, etc.)  

 
A partir de la exploración de la historia personal, familiar, social de la persona y de comprender cómo dichos eventos han afectado al cuerpo, la mente y el cerebro, se elabora un plan de trabajo donde se procesarán dichas experiencias y recuerdos a través de procedimientos estructurados de estimulación bilateral (movimientos oculares, táctiles, sonoros) con el objetivo de disminuir o eliminar los efectos traumáticos que padece la persona en la actualidad. Su aplicación se ha extendido a un amplio rango de problemas clínicos.

 

Como terapeuta EMDR estoy especializada en tratar problemas relacionados con: 
  • trauma (maltrato infantil: abusos emocionales, psicológicos, físicos, otro tipo de abusos, muertes, otros)
  • TEPT (trastorno de estrés postraumático) 
  • miedos, angustias, baja autoestima, creencias negativas de tu propio "yo"
  • depresión
  • trastorno o rasgos obsesivo-compulsivos
  • trastorno o rasgos límite de personalidad
  • dificultades emocionales
  • fobias y ansiedad social (fobia a hablar en público)
  • duelos
  • incidentes traumáticos
  • accidentes y desastres naturales
  • dificultades laborales y académicas

© 2013 by Mireia Sánchez. Proudly created with Wix.com

Mireia Sánchez Psicóloga col.19650

Consulta de psicologia sanitaria 

Carrer Rossello 134 1º 4ª

www.psicologaabarcelona.com

mireiasanchezpsicologa@gmail.com

675.58.43.53

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey